sábado, 22 de febrero de 2014

Huevo de avestruz

Hoy os traigo algo un poco diferente. Un buen amigo de mi padre, Marco, le hizo un curioso regalo: un huevo de avestruz. La verdad es que son preciosos y mucho más resistentes de lo que pueden parecer al principio. Para poder sacar el contenido hubo que hacerle un agujero con un taladro! Y no veáis lo que cunde, equivale aproximadamente a dos docenas de huevos de gallina. Pues una vez que nos lo hubimos comido mi padre me lo dio a la espera que diera rienda suelta a mi imaginación y lo convirtiese en algo. Buscando en internet encontré verdaderas maravillas que la gente hace con ellos pero lo cierto es que es complicado de manipular. La cáscara es bastante dura y resbaladiza por lo que hacerle agujeros se convierte en una tarea lenta. Pero la gente es capaz de hacer cosas como esta:

Imagen sacada de Pinterest
Mi idea desde el principio era convertirlo en una lampara, ya que el huevo no es completamente opaco. Así que me fui a Ikea en busca de algo que me pudiese servir y encontré unas lámparas de techo que resultaron perfectas. Y aquí podéis ver el resultado final:

2 comentarios:

Madame Coquine dijo...

Qué pasada!! Yo también tuve un huevo de avestruz en las manos, es realmente grande! Te ha quedado muy bien, debe ser muy difícil trabajar sobre él...

Un besito desde www.madamecoquine.es

Silvia Maestre dijo...

Hola!! Soy Silvia de Silvidelicias y tu blog me parece ¡una pasada!por eso he querido nominarte a el premio
Liebster Awardaquí te dejo un enlace para que puedas verlo http://silvidelicias.blogspot.com/2014/03/un-premio-liebster-award-para-mi.html. besos